Diario de una confinada (día 68)

mayo 23, 2020

Diario de una confinada (día 68)

Máscaras

Yo no sé qué os ha dado ahora con las mascarillas. A mi me encantan. De verdad. Yo desde que en la primera semana de esto del confinamiento vi cómo iba a ir la cosa, decidí que me iba a inclinar por mi vena lírica e iba a dejar la dramática y la épica para cuando pueda hacer algo. Algo más que teletrabajar y limpiar, quiero decir.

Que hay que llevar mascarillas, pues yo la primera. Y súper feliz. Vale que según te la pones ya te pica todo y tienes que estar pendiente de que tu mano derecha sepa lo que hace la izquierda. Vale que estorba, se cae y da calor, ahora que ha llegado, pero yo sólo le veo ventajas. Si hasta hay un meme de cómo pedir ahora matrimonio, una mascarilla en una cajita de una joyería y la novia llorando de emoción. No me digáis que no es tierno. Y no me extraña, la verdad, porque las máscaras están más caras que un viaje a Venecia para el Carnaval. Y qué me decís de ir averiguando por la calle quién será este, saludo o no saludo, de qué me conoce y así todo el rato. Me apasiona. Todos extraños. Todo caras nuevas. Un mundo de oportunidades.

Es que vienen fenomenal. Ya no hay que decir lo de en boca cerrada no entran moscas, ni date un puntito en la boca, anda, ni cierra la boca, ni bocazas.

Ya no hay que decir nada. Ahora se dice todo con los ojos. Más en silencio. Más profundo. Más desde dentro. Como una caricia antes de dormir. Como los últimos segundos antes de que amanezca un nuevo día. Hasta mañana. Cuidaos mucho.

 

Susana Vergara Pedreira


LEAVE A COMMENT