Diario de una confinada (día 38)

abril 21, 2020

Diario de una confinada (día 38)

Nos lo dijimos

Yo creo que os lo dije. Y si no, digo que os lo dije y punto. Bueno, es verdad que también vosotros decís que nos lo dijisteis. Que parece un jaleo pero no. La cuestión es esta, que todos sabíamos, ahora, lo que nos ha pasado ahora.
Es como la predicción de la vidente esa, que a las tantísimas de la madrugada le preguntó una televidente si iba a poder salir a la calle en abril y ya no sé si echó las cartas con la emperatriz y el carro, si miró los posos del café, consultó la bola mágica o se lo chivó una presencia, la cosa es que muy segura y rotunda contestó: ‘A comprar, sí’. Y a ver quién se lo discute. Que no le puedes retirar el carnet de bruja salvo que se salte el confinamiento y circule en escoba, o fregona, sin mascarilla.
Lo mismo un poco nosotros. Lo de la mascarilla no, lo otro. Lo de la fregona, tampoco. Lo que queda. Que así, en los bares, ay no, que están cerrados, bueno, pues en la calle, ah no, tampoco, que no se puede, bueno pues por wasap, sí, eso dejan siempre que no sea un bulo, que madre mía, pero si todo es un bulo, empezando por lo de ellos, los que gobiernan la crisis, bueno pues que nosotros ya nos lo sabíamos todo.
Y también les digo a ellos, a los de la crisis, que nosotros no necesitamos test. Nosotros ya lo sabemos. Nosotros todos hemos pasado la enfermedad en algún momento entre el mes que no se sabía nada de todo esto y este que ya nos lo sabemos todo.
Que yo lo entiendo, este doctorado de urgencia. A mi me pasa. Antes, todos periodistas, entrenadores o seleccionador nacional de fútbol. Ahora, nos hemos inclinado por la ciencia y somos virólogos. Un avance social. Y gestores en crisis, otro avance.
Ahora ya sabemos todos lo que se tenía que haber hecho cuando empezó lo de Wuhan y después lo de Venecia. Incluso antes de que allí no pasara nada. Y, sobre todo, ya sabemos lo más importante de todo. Nos gusta tener razón. Como al Gobierno, a la oposición, a los expertos, a los asesores, a los coordinadores, a las comunidades autónomas, a los alcaldes, al pedáneo, al jefe, a Pedro y también a Pablo, a los dos a la vez, a Santiago y así hasta llegar al vecino del quinto y a la vidente.
Yo por eso estoy tranquila. Porque entre que ya os lo había dicho y que yo ya me lo he pasado, pues nada, que me confino por vosotros, que es otra manera de tener la razón.
Cuántas cosas no hemos dicho y a lo mejor lo más importante, te quiero, no. Id pensando para la próxima pandemia en qué vamos a tener razón. Hasta mañana. Cuidaos mucho.

Susana Vergara Pedreira


Comments


  1. eduardo aguirre romero

    22/04/2020 at 09:01 Responder

    Un nuevo toque de clase periodística.

  2. Susana Vergara Pedreira

    03/05/2020 at 17:48 Responder

    Gracias Eduardo. Tenemos tu ejemplo en tus columnas del Diario de León. Sólo hay que seguirlas

LEAVE A COMMENT