Diario de una confinada (día 33)

abril 16, 2020

Diario de una confinada (día 33)

El mundo que viene

Fíjate que yo siempre pensaba que el mundo que viene iba a estar en Marte. Lo más cerca.

Y que me puse pesada no, pesadísima con lo de cuidado a ver qué subís a las redes por lo del pasaje, porque no habrá para todos, como ahora con los test de Covid, y claro, pues elegirán, y a saber cómo lo hacen. Que lo mismo pasará como ahora, que ni te hacen el test ni dejan que te lo hagas. Pero bueno, que yo no tengo ni idea. Yo pienso por pensar. Como ellos, parece.

Esto de las redes se lo debería haber dicho yo, o cualquiera, a Rajoy, que, hombre, aunque solo fuera por dar ejemplo, porque la autoridad única esa que nos traemos ahora, que no se sabe muy bien qué es pero que no nos vamos a poner ahora a discutir porque no es plan, pues eso, que la autoridad única lo dicen ya sus propias tres palabras, hay que contar el artículo la, oye, que tampoco se necesita secretaria bilingüe para entenderlo, pues que además de lo que significa es que es para todos.

Pero bueno, que este mundo es así. Por eso pensaba yo que el que iba a venir pues era otro, para mis adentros soñaba yo con uno mejor, diferente, más justo, igual, libre, solidario, feliz y eso, pero ya veo que me pasé en la ensoñación, y vino el que trajo el Virus global y ya ves, globalmente todos metidos en casa y él libre por ahí. De todas formas yo creo que puede ser de todo menos feliz, el Virus, digo, porque fastidiar a tanta gente a la vez… pero bueno, que lo mismo estoy soñando otra vez, que soy muy dada. De momento, el mundo que viene es el que el Virus ha decidido. Como le gustan las mismas cosas que a nosotros, vamos, la gente, los abrazos, los bares, tocarnos, besarnos, sentirnos cerca, pues no cabemos él y nosotros en el mismo espacio. Y, de momento, se lo ha quedado él. Por eso, el mundo que se acerca este verano, oye, que no vamos a pensar más allá de lo de ahora mismo, lo han diseñado ya los italianos, que de eso saben mucho, de diseño y de virus, y es a medida de él. Mamparas. En todas partes. En la playa, también. Pero yo espero, confío, sueño, deseo , sé que volveremos a vivir en un mundo hecho a medida de los hombres, y las mujeres. Pero por favor, ya que estamos, que sea más justo, igual, solidario, libre y feliz. Qué mas os da. Hasta mañana. Cuidaos mucho.

Susana Vergara Pedreira


Comments


  1. Marta

    17/04/2020 at 11:45 Responder

    Fantástico!!!

    1. Susana Vergara Pedreira

      03/05/2020 at 17:48 Responder

      Súper fan tuya. Y gracias por seguirme!

  2. Ines Prada Fernandez

    17/04/2020 at 12:13 Responder

    Éramos felices y no nos dábamos cuenta. Las cosas no se valoran hasta que se pierden. !Carpe diem!

    1. Susana Vergara Pedreira

      03/05/2020 at 17:49 Responder

      Vendrán tiempos mejores, Inés. Y estaremos ahí contigo. Gracias por leerme cada mañana

  3. Marisa

    17/04/2020 at 16:12 Responder

    Un mundo màs justo. Un sueño que quizà alcancemos. Como tú dices Susana: el bien también conspira

    1. Susana Vergara Pedreira

      03/05/2020 at 17:50 Responder

      Y si no conspira, lo haremos conspirar nosotros. Ahora es el momento

  4. Marta

    18/04/2020 at 17:45 Responder

    Pensarás por pensar …. pero qué bien piensas !!!

    1. Susana Vergara Pedreira

      03/05/2020 at 17:52 Responder

      Cuento con vuestra ayuda, sois mi inspiración

Responder a Susana Vergara Pedreira Cancelar la respuesta